Uncategorized

Sort by: Latest / Likes / Comments / Random

Tenemos la mala costumbre de amar a quien nos rechaza y de rechazar a quien nos ama.

Las conversaciones viejas te enseñan que las promesas no se cumplen y que un «no te quiero perder» es igual a un «te olvido mañana».

Dios no busca corazones perfectos él busca corazones dispuestos.

El problema es que aprendimos a quedarnos, incluso después de tener suficientes motivos para irnos.