Por desgracia

Por desgracia. Hay besos que no se olvidan, ganas que no se extinguen, marcas que no se borran. La piel recuerda hasta lo más efímero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *