Sonríe

Sonríe, porque la vida es así: inexplicable.