Siempre

Siempre supe que jugaba con fuego, pero qué bien quemas.