Quiero

No hay te quiero más bonito que el siloencio de una mirada.