Permíteme

«permíteme estar triste de vez en cuando: la euforia perpetua no existe.»