Perdemos

Perdemos la cabeza, porque al corazón no hay quien lo entienda.