Mundo

El mundo decepciona y falla, pero Dios nunca lo hace.