Malos

Los días malos lo que tienen de bueno, es que siempre terminan.