Enredamos

A veces nos enredamos tanto que llamamos amor al nudo equivocado.