Dios

El tiempo de Dios no es lento. ¡Es perfecto!