Demasiado

Nunca eres demasiado joven para qprender, ni demasiado viejo para cambiar.