A cierta

A cierta edad, la mejor pastilla luego de una decepción es el tiempo.